Otras Distonías Ocupacionales

Esta es la escritura de una niña de 16 años afectada por el calambre del escribiente.Sus padres obtenieron el mismo diagnóstico de dos neurólogos: Calambre del escribiente, con un pronóstico muy desesperanzador ya que según ellos es degenerativo (por ahora no se conocen tratamientos )y como tratamiento sintomático le proponen diversos medicamentos agresivos aplicados a trastornos del movimiento así como la aplicación de la toxina botulínica sin garantía alguna de mejora. Le pido que escriba y no es capaz de terminar la segunda linea por el dolor, y la tensión que contrae de forma violenta sus dedos de modo que ya le es imposible sujetar el boligrafo. Seguir escribiendo se convierte en una pesadilla.Después de unos meses de terapia vemos como se vuelve a equilibrar su escritura.

Se trata de la escritura de un varón de 58 años. Llevaba sufriendo el trastorno unos 20 años y todos los neurólogos que visitó le diagnosticaron un calambre del escribiente incurable. Informa de problemas serios para sujetar la maquinillas de afeitar. Su escritura es prácticamente ilegible. Desde el primer momento en que empezó a escribir se sentía terriblemente molesto. Finalmente tuvo que detenerse cuando el dolor era muy intenso, afectando al brazo y a la zona cervical. Después de unos meses de terapia vemos como se vuelve a equilibrar su escritura, también desaparecen los síntomas al afeitarse.

Esta es la escritura de un varón de 52 años que desde los 43años empezó a sufrir un cuadro complejo de trastorno del movimiento en su mano derecha, que afectaba a su mano al escribir de puñoi y letra, al escribir en un teclado de ordenador, al sujetar el ratón, y al sujetar la maquinilla de afeitar. También desde los 18 años sufría pánico a la conducción y desde que se dedicó a la actividad académica pánico a hablar o leer en público. Durante 8 años visitó incansablemente a unos 15 neurólogos en Madrid con la esperanza de encontrar algún tratamiento viable. El diagnóstico de todos ellos fué el mismo: Calambre del escribiente. Algunos de ellos incluso le comentan sobre el carácter degenerativo del trastorno y le proponen como tratamiento sintomático sin garantías medicamentos tales como triptizol, lioresal, cipralex, artane, rivotril, agomelatina…, se le inyectan 2 dosis de botox sin efecto alguno. En este caso en particular vemos la evolución de la escritura después de 2 meses de tratamiento ya que todavía no está concluido el mismo, no obstante es de destacar que los problemas con el teclado del ordenador, con la sujección de la maquinilla de afeitar y con el ratón de ordenador ya han desaparecido.

DISTONIA FOCAL – PROF. JOAQUÍN FABRA


Contacto

(+34)660619531

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar