Terapia de la Distonía Focal

Sindrome Distónico

Video de Presentación

 

Distonía del músico

Los músicos profesionales son susceptibles a una serie de condiciones laborales, incluida la distonía focal de tareas específicas. La distonía es un trastorno neurológico caracterizado por contracciones y posturas musculares involuntarias.

El término focal indica que la distonía es una zona única y específica del cuerpo. El término específico de la tarea indica que los síntomas sólo se producen cuando el individuo está completando una tarea particular, como tocar un instrumento musical.

TRATAMIENTO

Lo fundamental es eliminar el detonante de la tensión que experimenta el paciente, por lo tanto no se trabaja para controlarla o manipularla ya que es un indicador formidable, una “amigo” que el cuerpo nos envía para aconsejarnos cómo debemos proceder.

PREVENCIÓN

El capítulo “prevención” es de una importancia crucial, ya que se trata de impedir una cantidad desorbitada e innecesaria de sufrimiento a potenciales pacientes en todo el mundo.

Joaquín Fabra

Su trabajo en este campo empezó hace más de 30 años durante los cuales va dando forma a una terapia de recuperación llamada “Reconducción emocional y sensoriomotora” que ya ha ayudado a centenares de músicos en todo el mundo a recuperar la normalidad en su profesión.
La experiencia propia y la acumulada por la interacción con sus pacientes conforma una terapia objetiva y certera, una terapia que se origina en el autor y se enriquece inevitablemente gracias a las aportaciones de los propios pacientes.
Para Joaquín Fabra, el mundo psicológico, el mundo interno del paciente es el detonante silencioso y desapercibido del trastorno, es decir, no es un problema que nos ocurre sino un problema que creamos o aprendemos, y por lo tanto la aportación y la genuina voluntad del paciente es crucial para su recuperación.
Joaquín Fabra defiende que la clave de la recuperación se halla en eliminar un planteamiento “tóxico” previo a una acción que lo revela como tal, por lo tanto la mayor “carga” de trabajo sucede a priori.
Joaquín Fabra necesita que el paciente se de cuenta perfectamente de su actividad mental consciente e inconsciente para poder modificar la información que detona la tensión en sus músculos y los hace inmanejables. Asimismo cree que ignorar el mundo emocional y psicológico del paciente y centrarse únicamente en erradicar el síntoma, es prescindir del 90% de la información necesaria para la recuperación.

Muchos podrán pensar al ver este video que esta joven flautista está haciendo las muecas a propósito y esta será una conclusión completamente alejada de la realidad.
Es difícil ponerse en el lugar de este buen trompista, y mejor persona. Imagínate que un buen día comienzas a experimentar movimientos extraños en la embocadura…
Una enorme preocupación en su último curso de conservatorio a consecuencia de las exigencias desproporcionadas de su profesor….
Este fue un caso especial por lo poco habitual. El músico llego por si mismo a la conclusión de sufrir una Distonía focal después ….

Las últimas entradas del blog

Testimonios

“Escribe estas palabras alguien que no recordaba lo que era sentirse bien en mucho tiempo. Para cualquier músico el instrumento es como una extensión de su cuerpo, de su personalidad. Cuando conocí a Joaquín llevaba cerca de un año sin encontrarme nada bien con el instrumento, utilizando todas las herramientas que tenía para solucionar mi “problema técnico” con la trompa, que empezó con dolores mandibulares y numerosas tensiones musculares. Evidentemente, no
tenía todas las respuestas, y ahí fue donde me di cuenta que necesitaba la visión de alguien que pudiera ayudarme.

Lo mejor de todo es que además me percaté de que no llevaba un año peleando, sino muchos más, y que aquel momento de rotura había estado fraguándose por mucho tiempo. El trabajo desarrollado con Joaquín desde el primer momento siempre se definió con ideas muy simples, y pese a mi cabezonería (“involuntaria” por otra parte), nunca vi nada que no fuese un trato cariñoso desde su rol de mentor. Ahora mismo me faltan horas en el día para estar con el instrumento, y recuerdo muchas veces que cuando estaba trabajando y no aparecían los resultados o veía avances muy pequeños, los consejos de Joaquín siempre eran de enorme utilidad para recordar qué hacer y cómo hacerlo.

Esta experiencia, este viaje de aprendizaje, es como un túnel en el que puedes centrarte en la oscuridad o en la luz de la salida. Como la vida misma.

A mi Virgilio personal que me acompañó por ese sendero oscuro y luminoso a la vez, no puedo más que expresar gratitud infinita.”

Benjamín Iglesias Martínez

Leer mas