El síndrome de fasciculación consiste en mover involuntariamente, como un espasmo, algún músculo del cuerpo. Cuando nos preguntamos cómo son las fasciculaciones por ansiedad, es necesario matizar qué músculos pueden verse afectados. Los más frecuentes están en los párpados, la lengua, los brazos, los dedos, las piernas y los pies. Te contamos qué son las fasciculaciones musculares.

Desde una fasciculación más aislada hasta contracciones constantes, así funciona este síndrome cuando está causado por la ansiedad. Dependiendo, por tanto, de la gravedad de la ansiedad, será más grave la frecuencia o la intensidad de los espasmos.

Cómo tratar las fasciculaciones

fasciculaciones por ansiedad✔️ Masajear las zonas afectadas. Siempre con cuidado y acompañando los movimientos de un relax mental.

✔️ Disminuir el estrés, preferiblemente acudiendo a terapia especializada. En nuestra clínica podremos estudiar tu caso y ayudarte a superarlo. En tu día a día debes intentar encontrar momentos para ti, en los que vacíes la mente y te acostumbres a estar relajado y en silencio.

✔️ Revisar las contraindicaciones de los medicamentos, que pueden provocar fasciculaciones. Presta atención y consulta a tu médico si piensas que tus espasmos pueden estar relacionados con algún efecto secundario.

✔️ Reduce el uso de productos con cafeína y otros estimulantes.

Pero los espasmos no son los únicos síntomas. Es posible que empecemos a sentir fatiga o debilidad constante. Los músculos pueden sentirse como entumecidos y acompañados de calambres.

Además, algunos de estos síntomas son realmente somáticos. Esto quiere decir que el paciente siente las sensaciones típicas de padecerlos, pero a nivel físico no es real. O lo que es lo mismo, sufre un reflejo nervioso si acaso, pero no tiene los músculos realmente rígidos.

 

Principales enfermedades neurológicas que afectan a los músicos

 

Estos síntomas pueden aparecer en personas con cuadros de ansiedad notables, que además, comienzan a obsesionarse con estas fasciculaciones. Ello puede llevar a que estos impulsos involuntarios no sean del todo involuntarios, sino que surjan de su propia focalización en ellos.

En las personas que utilizan mucho algún músculo en concreto también es común. En los cantantes, locutores de radio y otros profesionales que utilizan mucho la voz, suele canalizarse en forma de distonía focal. Este movimiento involuntario les impide modular la voz correctamente, en el tono en el que están acostumbrados. En este caso pueden empezar a sentir ansiedad, pensando que no controlan su voz, es decir, su herramienta de trabajo.

¿Podría pasarle a cualquiera?

A pesar de lo que hemos comentado, no existe un perfil definido al 100 %, por lo que cualquier persona expuesta a determinados niveles de estrés puede desarrollar algún tipo de ansiedad. Ahora que sabemos cómo son las fasciculaciones por ansiedad, es posible intuir cómo puede afectarnos según la tipología de la ansiedad que tengamos. En nuestra clínica tratamos esta serie de síntomas, por lo que animamos a nuestros lectores a visitarnos.