Las contracciones musculares pueden suceder en cualquier momento de la vida y se consideran normales. La ansiedad antes de un concierto o el hecho de tener que realizar frecuentes movimientos repetitivos, como durante los ensayos, pueden desencadenar estos espasmos, lo cual no significa que se esté ante una enfermedad. Pero si ya se han tenido episodios previos y no desaparecen con el tiempo, es recomendable consultar al médico.

Como se ha señalado, estas respuestas de los músculos no tienen por qué ser patológicas y suelen estar provocadas por el estrés, movimientos repetitivos o incluso por posturas incorrectas. Así, son fáciles de evitar y el músico podrá continuar tocando su instrumento normalmente. A continuación explicamos las recomendaciones que dan los expertos para prevenir y tratar estos espasmos musculares.

Soluciones para las contracciones musculares

Los siguientes recomendaciones pueden ser útiles, pues su propósito es evitar la aparición de estos espasmos:

✔️ Muchas contracturas aparecen por estar sentado o de pie durante mucho tiempo. Para evitarlas, es recomendable realizar estiramientos con frecuencia cuando se esté sometido a estas situaciones, por ejemplo, en los ensayos.contracciones-musculares-movimientos-involuntarios

✔️ Si al tocar el instrumento se requiere hacer un esfuerzo físico considerable, como puede suceder con los instrumentos de percusión, las contracciones son consecuencia de una sobrecarga repentina. En esos casos, recomendamos realizar ejercicios de calentamiento y enfriamiento adecuados.

✔️ Se puede aplicar calor seco moderado en la zona afectada en lapsos breves (de unos 15 minutos) a lo largo del día, y acompañar esto de estiramientos lentos, suaves y controlados.

✔️ Si el dolor empeora, es crónico o se acompaña de inflamación en la zona, se puede recurrir a los medicamentos, pero siempre bajo prescripción médica.

✔️ La ingesta de alimentos con minerales como el potasio (bananas, patatas, otras frutas y verduras, leche de soja, lácteos…), calcio (quesos, sardinas en aceite o almendras) y magnesio (espinacas, remolacha, plátanos o soja) resulta muy positiva para que los músculos trabajen correctamente y sin tener espasmos.

✔️ Los hábitos de vida, como una dieta o ejercicios inadecuados, también pueden producir estas molestias, por lo que no hay que descuidar la salud general.

✔️ Algunos medicamentos inducen contracciones involuntarias como efecto secundario. Es conveniente revisar el prospecto para averiguar si realmente es así.

✔️ Si las molestias no desaparecen, recomendamos entrar en contacto con un fisioterapeuta. También se pueden probar tratamientos alternativos como masajes o ejercicios de relajación.

La solución, recurrir a buenos profesionales

Si se quiere seguir un tratamiento específico para esta profesión, lo mejor es ponerse en manos de expertos en la materia. Si buscas ayuda para solucionar los problemas de las contracciones musculares, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.