Puede que, en algún momento de tu vida, hayas sentido unas pequeñas, y a la vez no voluntarias, contracciones musculares que son muy reconocibles bajo la piel. A expensas de un diagnóstico facultativo, podrían ser fasciculaciones. Sin embargo, para estar más seguros de que se trata de este padecimiento, es importante que conozcas algunos de los primeros síntomas de las fasciculaciones.Primeros síntomas de las fasciculaciones

De esta manera, podrás llevar un tratamiento realmente oportuno para combatir estas pequeñas vibraciones de manera eficaz e inmediata. Varias son las señales que nos indican la presencia de este problema, aunque las más comunes son el cambio en la sensibilidad y un desgaste en el tamaño del músculo, el cual puede apreciarse al inicio de este proceso. Además, es bastante habitual sentir una debilidad que irá creciendo con el paso del tiempo.

Qué hacer si piensas que tienes fasciculaciones

No olvides que es muy fundamental llevar a cabo una serie de actuaciones para tratar de minimizar esta dolencia. Si padeces algunos de los síntomas explicados en el anterior apartado, te recomendamos seguir estos consejos:

✔️ Dar masajes en el músculo afectado. Esta es un tratamiento básico e indispensable que siempre tiene unos efectos muy beneficiosos. Entre otras razones, porque te ayudará a aliviar de forma considerable la tensión que ha provocado la contracción.

✔️ Descansar el tiempo suficiente. Desde el primer momento, se requiere un relajamiento corporal. No solo por la noche, sino también durante el día si la fatiga es muy relevante.

✔️ Abstenerse de sustancias irritantes. En la medida de lo posible, hemos de evitar el consumo de productos que puedan alterar nuestro estado de ánimo y, muy especialmente, el sueño. En este sentido, no debemos tomar nada que contenga cafeína o estimulantes. Y, por supuesto, dejar a un lado el tabaco y cualquier tipo de bebida con alcohol.

✔️ Llevar a cabo ejercicio. Ante este escenario, los movimientos físicos moderados pueden resultar de gran ayuda. De este modo, lograremos que se vayan reduciendo las molestias provocadas por las fasciculaciones y, sobre todo, el estrés acumulado.

Diferencias entre tics, fasciculaciones y mioclonías

Confía en profesionales formados y con experiencia

Esta es una afección muy molesta y que exige de mucha paciencia para el completo restablecimiento del paciente. Por lo general, su incidencia suele ser muy leve, aunque existen casos en que puede resultar más grave, hasta el punto de que se necesitará de un tratamiento puntual por parte del médico. En cualquiera de los casos, te recomendamos acudir a Distonía Focal para combatir este trastorno neurológico. Ante la aparición de los primeros síntomas de las fasciculaciones, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros. Unos excelentes resultados y la confianza de todos nuestros pacientes son nuestras señas de identidad. ¡Podemos ayudarte!