Dentro de lo que la comunidad médica denomina como distonías focales ocupacionales encontramos al calambre del escribiente. Del apelativo “escribiente” (distonía del escribiente) se deduce que afecta a la mano durante la práctica de la escritura. En realidad, la tensión generada involucra a los músculos flexores o extensores de la mano, dedos  y muñeca, forzándoles a adoptar posturas extrañas que hacen inviable la acción de la escritura.

Se pueden imaginar lo que esto supone a aquellos que dependen de manera cotidiana del uso de su mano para escribir. El relato de los afectados incluye desesperación, decepción, ansiedad, frustración, impotencia, rabia….

Un mundo emocional siniestro, que se repite cada día y cada vez que tienen que utilizar la mano, pero que “curiosamente” ya existía anteriormente a manifestación de los primeros síntomas aunque con menor intensidad.

Afecciones de la Distonía del Escribiente

La distonia del escribiente

Todos los afectados que han acudido a mí han reconocido haber sufrido un período indeterminado de estrés, no siempre ni necesariamente relacionado con la escritura. Pero que posteriormente ha cursado éste síndrome distónico.

Cuanto más importante resulta la necesidad de escribir rápidamente, la tensión se agrava más y más, hasta el punto de volverse pertinaz e incontrolable. En algunos casos,  hasta la sola o simple idea de escribir genera tensión sin que se esté en contacto con lápiz o bolígrafo alguno.

Si una idea asociada a una emoción negativa desencadena tensión, es señal de que ésta no es estructural. Es decir, que no es  dependiente de una anomalía de nuestro sistema nervioso, sino que es originada por una expectativa inaceptada o insoportable para el individuo. En tal caso, debería estudiarse minuciosamente el mundo emocional del individuo que precedió a la aparición de los primeros síntomas y encontrar la relación mente-cuerpo, que nos sitúa en un lenguaje que relaciona con increíble nitidez ambos aspectos como inextricablemente unidos.

En nuestra web mostramos casos reales y su proceso de evolución, ya sea la distonía del escribiente o cualquier otro tipo. Ante cualquier duda contacta con nosotros para más información.