La distonia focal en guitarristas es una dolencia que afecta directamente a la movilidad de la mano de estos profesionales. Sin embargo, no siempre están claros los motivos que la producen y tampoco la terapia que hay que seguir para corregirla. Analizamos ambos aspectos a continuación.

¿Qué es la distonia focal?

El síndrome distónico se caracteriza por provocar en el guitarrista una serie de movimientos involuntarios, como temblores y contracciones, provocados directamente por la sobrecarga muscular que conlleva tocar la guitarra durante horas.

El problema reside en que estos movimientos comienzan a producirse en cualquier momento, lo que genera una enorme ansiedad en el guitarrista que ignora cuándo van a repetirse y si los mismos van a afectarle durante un concierto. No en vano, entre estos síntomas se halla la imposibilidad de levantar el dedo de la cuerda, la inmovilidad de la muñeca o el dolor en la yema de los dedos.

La terapia más adecuada

Por lo general, la distonia focal se considera una enfermedad muscular y se apuesta por terapias que terminan afectando al músculo con la inyección de sustancias paralizantes. Esta es la mejor manera de conseguir que el pánico se apodere del guitarrista , ya que no podrá confiar en sus manos al estar las mismas casi anestesiadas.

Por esta razón, consideramos que la mejor opción es la psicoterapia. La ansiedad, la depresión e incluso el nivel de exigencia de cada guitarrista no dejan de ser elementos a tener muy en cuenta, dado que llegan a alterar la relación entre el músico y el instrumento.

Es decir, lo que provoca esa reacción muscular es un miedo intrínseco que ha de descifrarse.

Solo analizando este síndrome desde este punto de vista resulta más sencillo hallar una solución. El resto de posibilidades no dejan de ser un canto de sirena que no ataca a la raíz que origina el problema de la distonía focal en los guitarristas. Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.