Los profesionales que ejecutan instrumentos musicales, especialmente los de viento o de cuerda, están expuestos a sufrir enfermedades en músicos. Pueden ser causa de una merma importante en sus capacidades, al limitar tanto la práctica del instrumento como la ejecución pública. A continuación nos referimos a algunas de ellas.

Patologías que afectan a los músicos

La maestría que demanda la ejecución de un instrumento somete a los músicos a exigencias constantes. El estrés, la ansiedad y deseo de alcanzar la perfección colocan al músico en situación de adoptar posturas poco ergonómicas o forzadas y hacer movimientos repetitivos que se
prolongan por horas y días.

Diversos análisis científicamente fundamentados han determinado que, en promedio, el 50% de los ejecutantes sufre en algún momento de alguna de estas enfermedades. Un 12% se ve en la situación de tener que retirarse prematura y definitivamente.

Las más frecuentes son dolores de espalda, cuello y miembros superiores, así como la distonía focal. Esta enfermedad, también llamada «parálisis profesional» es consecuencia de una falla en la coordinación muscular, con pérdida del control voluntario. Se presenta con espasmos musculares, dolor, fatiga y hormigueo en la zona afectada.

La distonía focal está directamente relacionada con el instrumento que se toca. Por ejemplo, en los arpistas suele presentarse en el segundo dedo en posición de flexión.

El tratamiento más eficaz y que conserva las destrezas ejecutorias consiste en disminuir la tensión emocional que experimenta el músico y luego se reconduce el esfuerzo excesivo que inconscientemente venía desplegando.

La prevención se basa en el aprendizaje de la técnica adecuada desde las primeras etapas. Se deben practicar ejercicios de estiramiento y calentamiento antes y después de las prácticas, y tomar pausas de descanso frecuentes.

La detección temprana y el tratamiento precoz de las enfermedades en músicos es la mejor manera de prevenir el deterioro en la ejecución o el cese definitivo de la práctica musical. Si buscas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.