Dentro de las enfermedades de trompetistas, la más conocida y relevante es la distonía focal. También conocida como distonía del músico, esta patología tiene tratamiento, pero es fundamental que se invierta el tiempo necesario en la prevención de la misma.

¿Cómo afecta la distonía focal en trompetistas?

La distonía focal es una enfermedad que afecta a un grupo de músculos provocando su contracción involuntaria, lo que puede llegar a causar dolor e impedir que se realicen algunos movimientos. En el caso de los músicos con instrumentos de viento, esta distonía afecta a la boca y al aparato respiratorio en general. Hay problemas para colocar los labios y la lengua al comenzar a tocar el instrumento y después se inspira y expira con dificultad.

La prevención es fundamental, ya que esta enfermedad está acentuada por la sobrecarga muscular en el trabajo y la ansiedad. En caso de que la enfermedad ya haga aparición, hay que comenzar con el tratamiento.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la distonía focal?

El tratamiento para esta enfermedad tiene un doble carácter a nivel sensomotor y emocional. Lo primero que hay que hacer es disminuir el estrés para comenzar a descargar los músculos y sobredimensionar el esfuerzo que se había realizado previamente. Por otro lado, es necesario llevar a cabo una reconducción a nivel emocional, de modo que el alivio del estrés se pueda prolongar en el tiempo y resulte duradero. Se trata de una terapia eficaz que no utiliza ni fármacos ni otro tipo de medicamentos.

En definitiva, las enfermedades de trompetistas pueden suponer un freno en el desarrollo profesional de los músicos. Por eso, es tan importante prevenir la distonía focal y controlar el estrés. Por otra parte, si la enfermedad hace su aparición, es imprescindible tratarla para que no progrese y así disminuir el dolor acelerando la recuperación.

Si necesitas más información al respecto o sobre otro tipo de distonías extrapoladas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.