El equilibrio psicoemocional es un factor indispensable para que los músicos podamos ejercer nuestra profesión con las mayores garantías de éxito. Un problema tan habitual como la tensión es una de las principales causas de distonía, un trastorno que afecta al control durante la ejecución musical. Por lo tanto, debemos trabajar para conseguir gestionar nuestras emociones y sentirnos emocionalmente seguros.

¿Se puede mejorar el equilibrio emocional?

Las distonías son las contracciones musculares involuntarias que sufrimos en la actuación, y que se manifiestan en forma de espasmos, contracciones y temblores, que pueden llegar incluso a ser dolorosos. Esto puede afectar a nuestra ejecución musical en aspectos como la dificultad para sujetar el arco de un instrumento, controlar la extensión de los dedos o saber apreciar las distancias entre las teclas de un piano. la importancia del equilibrio psicoemocional

✔️ Uno de los elementos que más influye en la aparición de distonías es no tener el suficiente equilibrio emocional para dominar nuestra musculatura. Eliminar lo que nos causa la tensión que experimentamos es el primer paso para dominar la tensión y hacer que el cuerpo aprenda a reaccionar de manera adecuada ante cualquier señal de estrés.

✔️ Debemos ser conscientes de que disminuir la tensión es la mejor manera de frenar el sobresfuerzo que implica el control de un ataque descontrolado de ansiedad. Si aprendemos a gestionar estas situaciones, sabremos reconducir nuestras emociones de manera que lentamente volveremos a la normalidad en nuestro comportamiento a la hora de ejecutar la interpretación musical.

✔️ Mejorar el equilibrio psicológico y de las emociones es posible, siempre que seamos conscientes de nuestra parte interna y de todo el mundo exterior que nos rodea. Conocernos a nosotros mismos y no tener miedo a exponernos nos ayudará a tolerar la incertidumbre que nos puede provocar la exposición pública que significa una actuación.

✔️ Solamente cuando empezamos a conocernos bien somos capaces de regular las emociones que experimentamos y, por lo tanto, controlarlas. Es la manera de que seamos conscientes de todo lo que podemos hacer y cómo lograrlo. A partir de aquí, el siguiente paso será enfocar nuestros esfuerzos a hacer música, aquello que nos hace realmente felices.

Superar la tensión

Aprender a gestionar nuestras emociones requiere de tiempo y de los tratamientos necesarios para que seamos capaces de regular nuestro equilibrio emocional. Para potenciar esta capacidad, necesitamos tener los recursos suficientes, y esto pasa por someternos a una terapia adecuada.

La terapia de la distonía focal que ofrecemos no resulta invasiva y no está basada en métodos médicos, como la administración de relajantes musculares. Se pretende evitar, de esta manera, la anulación de la sensibilidad que tanto necesitamos los músicos para trabajar.

Lograr que seamos capaces de controlar nuestro aparato sensorio-motor es el primer paso de una terapia pensada para recuperar el equilibrio psicoemocional.

¡Consulta con nosotros si tienes este problema!