La distonía focal afecta a un número determinado de músicos, que interpretan distintas clases de instrumentos. Pero también tiene incidencia en profesiones no relacionadas con la música. A pesar de causar invalidez y estar relacionada con la actividad profesional, no se la reconoce como enfermedad ocupacional.

Profesiones diversas afectadas por la distonía focal

Esta enfermedad tiene un origen emocional y neurológico. Es poco frecuente, está definida de una manera insuficiente y requiere del concurso de diversos profesionales para su tratamiento.

Además de los músicos, se han descrito casos entre las personas dedicadas a otras profesiones, como las que practican tenis o golf, y en costureras o carniceros.

Síntomas

El principal síntoma es la aparición de contracciones musculares que de forma involuntaria aparecen al tratar de iniciar el trabajo o la tarea. Suelen ser dolorosas y acompañarse de deformaciones o posiciones forzadas y de una gran dificultad para controlar los movimientos.

Los síntomas suelen aparecer en una mano y afectan de manera insidiosa y progresiva el brazo.

Tratamiento

La mejor manera para que enfoquemos las terapias para esta enfermedad es el tratamiento multidisciplinario e integral. No se trata solo de que desaparezca la distonía sino de que se recupere la función, se eliminen las limitaciones y mejore la calidad de vida.

La aproximación se hace en base al tratamiento menos invasivo y más eficaz. Sin embargo, es recomendable comenzar centrándose en otras áreas terapéuticas donde puede utilizarse la psicoterapia para modificar conductas y hábitos corporales, así como para modificar la autoimagen. De hecho, los resultados obtenidos en pacientes sometidos a estas terapias son muy satisfactorios.

Sabemos que la distonía focal es una enfermedad que requiere de atención y tratamiento a fin de evitar su progresión y su impacto negativo. Si sufres esta enfermedad, o has manifestado esta sintomatología ponte en contacto con nosotros y acompañaremos en tu recuperación.