Existen diferentes tratamientos para el calambre del escribiente, y quien sufra este problema querrá que le expliquemos más al respecto. También conocido como distonía focal de la mano, se trata de un síndrome que se caracteriza por producir contracciones y espasmos musculares, causando así movimientos repetitivos en las manos o incluso en cuello y hombros, además de en otras zonas del cuerpo. En el campo de la música puede afectar a violinistas, pianistas y trompetistas.

Lo que debes saber sobre el calambre del escribiente

Esta dolencia, además, provoca esta clase de espasmos sin previo aviso. Por eso, quien la sufre, ha de convivir con el temor continuo de que las contracciones comiencen en el momento más inoportuno y puedan arruinar una actuación.

Cómo tratar el calambre del escribiente

calambre del escribiente A día de hoy todavía existen varios aspectos de esta patología que siguen siendo desconocidos. De todos modos, se han comprobado evidentes alteraciones tanto en el proceso de información sensorial como en los procesos corticales y de integración sensorio-motora de quien la padece.

Así, aún no se ha estipulado una sola estrategia que sea específica para tratar la distonía del escribiente, y las terapias pueden ser enfocadas según diversos principios. No obstante, existen profesionales que prefieren combinar varias de ellas para intentar obtener un resultado más efectivo. Entre los diferentes enfoques que se le suelen dar, podemos destacar:

✔️ Terapia con toxina botulínica: Una de las terapias más comunes es la de aplicar una inyección de bótox en aquellos músculos que se vean afectados. Esto, no obstante, puede afectar a la sensibilidad al tocar.

✔️ Dieta depurativa: Según algunos estudios, el tipo de alimentación del paciente suele ser uno de los factores clave en la aparición de esta dolencia. Por eso, en algunos casos se recurre a una dieta que elimine las toxinas del cuerpo y que sea rica en verduras.

La Importancia del Equilibrio Psicoemocional

✔️ Apoyo emocional: La falta de equilibrio emocional puede ser una de las causas de la aparición de este problema. Para dominar la tensión hay que mejorar el equilibrio psicológico; de este modo podremos reconducir las emociones y controlarlas.

✔️ Técnicas de reentrenamiento: En algunos casos, la mejor opción es recurrir a un especialista que pueda analizar el estado de cada músculo afectado. Tras este paso, podrá proponer terapias para ejercitarlos y mejorar su movimiento.

✔️ Intervención con fármacos: En otras ocasiones no quedará más remedio que recurrir a las medicinas.  Un profesional puede tratar la distonía del escribiente mediante corticoides, sedantes, relajantes musculares y otras drogas percutáneas.

Es muy importante detectar el calambre del escribiente a tiempo cuando se padece este problema. Esta dolencia, también llamada distonía focal de la mano, puede aparecer en forma de espasmos musculares y contracciones que provocarán dolor y fatiga a la hora de realizar ciertas tareas, como escribir o tocar un instrumento musical.

En primer lugar, es vital que conozcas e identifiques cuáles son los síntomas iniciales. Los más habituales son la sensación de torpeza al escribir y la disminución en la fluencia de los movimientos. Otra señal puede ser la tendencia a coger el lápiz con demasiada fuerza. A menudo, las contracciones musculares alteran la postura habitual, tanto en la muñeca como en los dedos, por lo que el proceso de escritura se vuelve difícil. Este estado, además, empeora debido al esfuerzo.

¿Puede desaparecer el calambre del escribiente?

Todavía no se ha encontrado una cura que resulte 100 % definitiva para curar la distonía, así que la medicina se centra en diagnosticar la dolencia y ofrecer diversos tratamientos que puedan mejorar su sintomatología. Para evaluar el estado del paciente se realizan exámenes neurológicos que busquen pérdidas sensitivas, debilidad y cambios en los reflejos. El especialista también examina la postura y trata de determinar qué músculos están implicados. Una vez identificado el problema, administrará el procedimiento que considere más adecuado para cada caso.

Así, tras haber recibido tratamiento, el paciente puede experimentar:

✔️ Mejoría significativa temporal: En la actualidad, algunos de los fármacos administrados para tratar el calambre del escribiente ofrecen altos índices de mejoría. Eso sí, hemos de tener claro que se trata de una solución que solo dura unos meses y que, además, puede provocar otros efectos secundarios.

✔️ Mejoría significativa a largo plazo: Algunos estudios señalan que un tratamiento quirúrgico, con implantación de electrodos en el cerebro, puede brindar resultados muy satisfactorios que se mantendrán en el tiempo. El procedimiento, no obstante, requiere al paciente adecuado, así como la colocación de los electrodos en la zona exacta.

✔️ Eliminación de los síntomas: En algunos casos, los síntomas pueden desaparecer por completo de forma espontánea. No obstante, has de saber que se trata de una situación poco común y, por lo general, la dolencia vuelve a aparecer al cabo del tiempo.

✔️ Persistencia: En ocasiones el paciente no responde correctamente a la medicación, de modo que los síntomas del calambre del escribiente persisten. Cuando esto ocurre, los especialistas debemos cambiar el tratamiento.

Contacta con un profesional para encontrar la solución adecuada

Existen diversos tratamientos para el calambre del escribiente, y escoger cuál seguir será tarea de un especialista. Si necesitas ayuda al respecto u obtener más información, no dudes en ponerte en contacto con Joaquín Fabra. Nuestro equipo de profesionales está aquí para ayudarte.